PROTECCIÓN PASIVA

Mostrando los 9 resultados

La prevención de incendios requiere de una planificación que va mucho más allá de los elementos o herramientas que solemos ver en cualquier lugar (alarmas, extintores, rociadores, mangueras, etc.). Estos planes se dividen entre protección activa y protección pasiva.

Todo lo que usualmente se nos viene a la mente al pensar en protección contra incendios suele corresponder a la protección activa. Es decir, el conjunto de medios, equipos y sistemas que son instalados en un lugar para alertar sobre un incendio o evitar que este se propague.

Ahora, es importante establecer la diferencia que hay entre protección activa y protección pasiva contra incendios.

¿Qué es la protección pasiva?

Al hablar de protección pasiva contra incendios nos referimos a los sistemas que se instalan con el fin de reducir las consecuencias que puede generar un incendio. Es decir, cumplen con la función de retrasar el fuego para que las personas en el interior de la estructura logren actuar, sea para combatir el incendio o para desalojar el lugar.
La protección pasiva, a su vez, se divide en 3 categorías:

  • Protección estructural: se trata de todas las medidas tomadas para impedir que un hipotético incendio afecte los elementos estructurales de una edificación.
  • Compartimentación: son todas las medidas que se toman para cerrar los pasos entre el área en donde se inicia el incendio y las áreas adyacentes, evitando o retrasando la propagación del fuego.
  • Tratamientos ignífugos: son técnicas que se utilizan para aislar de forma eficiente las estructuras de una edificación.

Sabiendo esto, se puede decir que, más allá de combatir un incendio con recursos materiales (protección activa), la protección pasiva es cualquier acción que se toma para que una estructura resista un incendio. Esto no solo ayuda a que las personas en el interior tengan tiempo de reacción, sino para que la edificación no colapse o se vea seriamente afectada.Con estas medidas se busca principalmente evitar que las llamas se propaguen, que el humo se extienda, contener los efectos térmicos, y mantener la estabilidad de los elementos estructurales.


¿Cómo llevar a cabo la protección pasiva?

Para llevar a cabo una correcta protección pasiva es necesario contar con algunos materiales especiales que puedan cumplir esta función.

Placas de fibrosilicato

Uno de los materiales más utilizados para protección pasiva contra incendios son las placas de fibrosilicato. Estas placas están compuestas por silicatos cálcicos reforzados con fibras inorgánicas resistentes al fuego, lo que les permite soportar temperaturas de hasta 1.200 grados centígrados.
Este material es ideal para los planes de tratamiento ignífugo, dadas sus propiedades que garantizan alta durabilidad.
TECRESA y PROMAC son 2 de las principales empresas distribuidoras de placas de fibrosilicato en España.

Sistemas de sellado

Las edificaciones suelen tener instaladas múltiples sistemas a través de sus paredes, pisos, techos, etc. Cualquier agujero en paredes, pisos o techos es una vía potencial de propagación de incendios, por lo que requieren de un sistema de sellado.

Cualquier tipo de perforación debe ser sellada por morteros ignífugos, paneles pintados o masillas. TECRESA y PROMAC son de las marcas que cuentan con algunas de las mejores opciones del mercado.

Lana de Roca

La Lana de Roca es un aislamiento mineral de alta demanda en el mundo de la construcción. Estos aislantes se caracterizan principalmente por su incombustibilidad, producto de su fabricación a base de rocas basálticas y mineral coque.

Este material se usa generalmente en el interior de las paredes, suelos y techos tanto por sus propiedades ignífugas como por su efectividad de aislamiento acústico.
Rockwool es una de las mejores opciones para adquirir Lana de Roca en España, contando con materiales de primera calidad para mantener a salvo cualquier edificación.

Yesos de protección pasiva

Más allá del material de las paredes, techos y suelos, y sus materiales de aislamiento y sellado, el yeso con el que se recubren las superficies también puede ayudar para un correcto plan de protección pasiva.

El yeso ignífugo o mortero de protección pasiva es una magnífica opción para proteger las estructuras metálicas y forjados mixtos de hormigón de las altas temperaturas, funcionando como una capa de cortafuegos en un espacio cerrado.
IGNIVER de la marca Placo Saint Gobain es la mejor opción en el mercado español para este tipo de trabajos.
Sabiendo ya qué es la protección pasiva contra incendios, se podrán tomar las medidas adecuadas para proteger los espacios ante un posible incendio. Cabe destacar que estas medidas son aplicables tanto para grandes edificaciones como para las viviendas.

/vc_column_text]